Consejos para cuidar la piel este verano

Marta 7 abril 2014 0

La piel es el órgano que está en contacto con el medio ambiente y que protege al organismo. Muchas veces la piel refleja lo que puede suceder en el cuerpo, por ejemplo a todos nos ha sucedido que cuando comemos más grasas tenemos más poros, igualmente cuando el riñón no filtra o cuando la depuración hepática no es correcta muchas veces se observa en la piel. Por otra parte, el sistema nervioso se asocia a la piel, expresándose a veces con eccemas, prurito, etc. Es decir que el dicho “la piel es la ventana al cuerpo” es totalmente correcto.

Consejos-para-cuidar-la-piel-este-verano

En consecuencia, la piel no sólo depende de tratamientos tópicos sino que una buena alimentación y el cuidado general del organismo influyen directamente. Hay varias formas de protegerla, ya sea con un cuidado interno del cuerpo o con un cuidado más tópico (cuidado externo).

Cuidado a nivel interno:

Alimentos depurativos no sólo limpian el riñón e hígado sino también la piel, por ejemplo la alcachofa, espárragos, coles, etc son excelentes depurativos. Y las plantas medicinales como el boldo, diente de león, bardana, etc son perfectos para mantener una piel saludable. Por ejemplo, después de excesos de comidas, es ideal los depurativos, el bio-depur de derbos o el depuractif de Eladiet son una buena opción para cuidar el hígado y en consecuencia la piel.

O si es una persona de piel seca o que padece de psoriasis o de dermatitis, la vitamina E junto a los ácidos grasos insaturados son una combinación muy efectiva, por ejemplo el herbolario online, Groupharma.es, propone el aceite de onagra de Eladiet o el aceite de germen de trigo de Vogel, como aliados para la piel.

Y si sabemos que hay alguna afección de la piel por estrés, una excelente proposición es tomar extracto de avena o valeriana para sobre llevar momentos de gran tensión y que puede afectar este órgano tan importante.

Cuidados a nivel externo:

La piel, al estar en contacto con el medio ambiente puede sufrir ante la exposición de ciertos agentes. En primer lugar el sol es un gran peligro para este órgano. Es por esto que se recomienda el consumo de frutas y verduras ricas en vitamina A y en antocianinas, por ejemplo hay que introducir en la dieta zanahorias, tomate, fresas, espinacas y otros alimentos de color rojo como la sandía o el arándano rojo. Además es aconsejable utilizar protectores solares naturales como los ofrecidos en el herbolario online Groupharma.es. Cabe destacar los de la casa Algologie que ofrece cremas bronceadoras naturales de 16, 30 y 50 como factores de protección, y para cada tipo de piel. También ofrecen cremas específicas para el rostro.

Por otra parte, el viento, climas muy húmedos o climas muy secos pueden afectar igualmente la piel, es por este motivo que alimentos ricos en ácidos grasos insaturados como el pescado azul, frutos secos pueden ayudar. Además es muy importante contar con cremas de calidad y adaptadas para cada tipo de piel y para cada necesidad.

Finalmente, para el correcto cuidado de la piel es importante combinar productos de uso tópico como cremas, protectores solares y geles de ducha que no alteren el pH corporal, con una alimentación saludable y rica de antioxidantes, frutas y verduras así como complementar la alimentación con productos naturales de gran calidad que nos asegurarán una piel tersa y sana.