Discreta! que valiosa es una chica discreta!

victoria silvsted

La discreción es una virtud de las mejores, sin duda alguna.  Con cuanta alegría podemos estrechar amistad con las personas, que son poseedoras de ellas; y aún con más alegría podemos trabajar con aquellos que en aras de la discreción, no perjudicarían jamás ni a sus compañeros ni al trabajo.

Pero siendo que la discreción, es algo que podemos controlar solo para nosotros mismos, es decir, podemos elegir ser discretos, pero no podemos pensar que la gente toda lo será, o que por serlo nosotros podemos esperar que en reciprocidad lo sean.

Hay que ser discreta, con la vida personal, con los negocios, con lo que nos confian y con lo que no nos confían. No hay ya les digo, amiga más valiosa que aquella en cuya discreción se puede descansar, empleado más importante que aquel en el que la empresa puede tranquilamente confiar, y como he dicho, no podemos saber quién lo será, o quién lo es, hasta el momento en que los indiscretos nos desfraudan, mejor preocuparse por serlo por una misma, después de todo, si vamos a cultivar una virtud que sea la de discreción que tiene su toque de respeto por los demás y sus cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.