Un lucrativo y vergonzoso negocio: La trata de blancas

seven 12 septiembre 2009 0

trata de blancas de joaquín sorollaNigeria es un país extremadamente pobre como tantos otros en el mundo. Un lugar sin casi oportunidades para su población incluidas las mujeres. En Nigeria los empleos escasean y es que es un país superpoblado tanto que es el más habitado del continente africano. Un país gracias a los descubrimientos petrolíferos en los años 60 dedicado a la explotación petrólera y con poca agricultura. Y aún con petróleo como podría pensarse,  rico no lo es, al menos persisten las desigualdades y los desposeídos en una sociedad en que un pequeño grupo, extranjeros, son los dueños de esas reservas del oro negro.

En ese mundo «desarrollado» si lo comparamos con el resto de los países de Africa, pero «pobre» si ha de compararse con la vida de otros países con reservas de petróleo, las mujeres deben subsistir con casi nada y son obligadas por las circunstancias a buscarse el sustento, cosa aprovechada por las organizaciones criminales que han hecho de la trata de blancas de nigerianas un rico negocio. Lo peor? la silenciosa pasividad de familias de jóvenes mujeres que en algunos casos, vergonzoso realmente! contribuyen a su explotación vendiéndolas o propiciando sean introducidas en la prostitución.


Muchas de esas mujeres terminan engañadas con un trabajo decente y bien pagado, en burdeles y antros de Europa en donde son obligadas a prostituirse diariamente en jornadas de «trabajo» que van hasta por 20 horas diarias, aún cuando estén en pleno embarazo, enfermas o menstruando, no hay escapatoria a «trabajar» con cuanto cliente la destinen en el día a día. Muchas para pagar deudas que oscilan entre 40,000 a 50,000 dólares que sus explotadores les cobran por el viaje a Europa y en el que muchas se dejarán la vida prostituyéndose para pagar durante años.

Algunas lograrán escapar y otras morirán por causas como la violencia y las enfermedades. De estas mujeres muchas tienen entre 15 y 30 años, obligadas a prostituirse diariamente para los 30 años muchas de ellas lucen enfermas y deterioradas, han perdido la esperanza y se encuentran perdidas en un mundo despreciable en donde no ven salida alguna. Hoy algunas organizaciones internacionales con el apoyo de los gobiernos europeos como Italia trabajan arduamente para alejar a aquellas de esa miserable vida de exclavitud, ya proporcionándoles asesoría y brindándoles medios para denunciar, huir y reinsertarse en la sociedad.

Pero lo más importante para luchar contra este despreciable negocio, que anualmente lleva a millones de mujeres en todo el mundo como las nigerianas a la exclavitud y explotación  es una mayor colaboración de los gobiernos en la lucha contra los delicuentes que tratan con dichas mujeres. Leyes más rigidas y programas que permitan a las mujeres saber que si se deciden a huir y denunciar serán protegidas y apoyadas.  Porque mientras lees esto, hay que decirlo millones de mujeres son sometidas al trato más cruel y obligadas a una de las peores formas de exclavitud, sometidas con crueldad y violencia ya por meretrices que por vividores que igual que los que las han llevado a ese camino, no las liberarán hasta haber obtenido suficientes ganancias de ellas.  (La imágen de este post es «Trata de Blancas»  de 1894,  del pintor español  Joaquín Sorolla)

Imagen de previsualización de YouTube