La vida sigue tras el divorcio

admin 21 Septiembre 2011 0


La disolución de una pareja resulta un trago amargo en la mayoría de las ocasiones. Tras un divorcio, muchas personas experimentan una profunda sensación de desasosiego originada por los importantes cambios producidos en su vida: nuevas costumbres, cambios de domicilio, inseguridades económicas… ¿Cómo afrontar la nueva vida cuando se llevan tantos años junto a la misma persona? Algunos consejos prácticos para recuperarse y sobrellevar mejor una ruptura:

Aceptar el divorcio

El primer paso y el más importante pasa por aceptar la nueva situación. Las preguntas nos asaltan en muchos momentos: ¿Soy demasiado mayor para encontrar de nuevo el amor? ¿Me sentiré solo/a? ¿Superaré los momentos difíciles? Es muy normal que este tipo de inseguridades aparezcan en momentos de debilidad, pero el positivismo es esencial. Mirar hacia delante y trabajar para mejorar nuestra situación nos allanará el camino.

Relacionarse y conocer gente

Conocer gente es una de las mejores formas de iniciar una nueva vida. Aun manteniendo el contacto con las amistades de siempre, intentar introducir a nuevas personas en nuestra vida puede ser de gran ayuda. Existen muchos lugares donde personas divorciadas, separadas o solteras acuden para pasar un buen rato y hacer nuevas amistades. Asociaciones, clubs deportivos o sitios de internet son magníficos lugares para relacionarse.

Aficiones y hobbies

Nada mejor para superar los malos momentos que mantenerse ocupado con actividades o hobbies. ¿Alguna vez pensaste en aprender a cocinar? ¡Apúntate a un curso! ¿Nunca tuviste tiempo para ti mismo/a? Quizás unas clases de yoga o meditación sean ideales para ti. Retomar los estudios que no finalizaste, unirte a un grupo de excursionismo… Si tu mente se mantiene activa tú también lo harás, y te sentirás mucho mejor.

Buscar pareja sí, pero con calma

La mayoría de las personas piensan que vivir en pareja es el estado ideal. Tras un divorcio es totalmente lícito buscar pareja y querer enamorarse de nuevo, pero es importante tomarse un tiempo de reflexión tras la ruptura. Iniciar una relación por despecho o por el simple hecho de no sentirse solo/a tan sólo ocasionará que nos hagamos daño a nosotros mismos y a la otra persona.