¿La depilación permanente tiene riesgos para la salud?

Marta 26 mayo 2016 0

diodo

¿La depilación permanente tiene riesgos para la salud?

Uno de los sueños de muchos hombres y de la mayoría de las mujeres es lucir un cuerpo libre de vello, especialmente en zonas como las piernas, axilas, brazos y pecho, por lo que buscan alternativas permanentes como la depilación de láser DIODO, que ha demostrado ser una de las más efectivas en la eliminación del vello oscuro y grueso. Sin embargo, ante la aparición de técnicas como la luz pulsada y los diferentes tipos de láser para depilación, mucha gente se pregunta si estos métodos son seguros para la salud y efectivos en la eliminación permanente.

La desconfianza hacia los centros de estética y los métodos que prometen embellecernos ha surgido especialmente por los casos críticos que todos hemos escuchado, en los que la salud femenina ha sido arriesgada. Por esta razón es muy importante realizar estos métodos con profesionales del área estética, con certificaciones y equipo tecnológico de buena calidad, ya que corremos el riesgo de lesiones o quemaduras en la piel.

Alrededor del mundo los equipos de láser y de luz pulsada son considerados como equipamiento médico, por lo que se requiere cumplir con muchos criterios de seguridad. El láser apareció en la década de 1980, pero fue hasta 1997 que la FDA aprobó su uso para la depilación permanente.

El mecanismo de acción del láser en la depilación se basa en la destrucción del folículo piloso para frenar la producción de vello; los láseres y equipos de luz pulsada tienen la capacidad de reconocer y reaccionar ante una sustancia llamada cromófero o tejido blanco en nuestro organismo, por lo que no dañan los tejidos adyacentes a la zona tratada. Sin embargo, al entrar en contacto con el pigmento, se genera calor, que viaja hasta el fondo del folículo para detener el crecimiento del vello, por lo que el vello de color blanco, rubio o rojo es más difícil de destruir.

Prevenir los daños en nuestra piel y obtener los resultados que deseamos es más fácil si nos fijamos en algunos puntos:

–      Asegurarnos de que nos ponemos en manos de un especialista con experiencia y conocimientos profundos sobre el láser.

–      Que el especialista nos brinde la información adecuada sobre el procedimiento, sesiones, precauciones previas y posteriores y posibles complicaciones.

–      Conocer bien las instalaciones, equipo tecnológico y las medidas de seguridad antes de contratar un paquete de depilación.

–      Informar al profesional sobre alergias o problemas en la piel o en nuestra salud que puedan causar complicaciones.

–      Leer bien las condiciones especificadas en el consentimiento médico que piden firmar.

–      Solicitar la opinión de nuestro médico antes del procedimiento.

–      Cuidarnos del sol es importante pues, al asolearnos, la melanina llega a la capa superficial de la piel para protegernos de la radiación y en esta circunstancia absorbemos más luz, estando expuestos a las quemaduras.

La depilación permanente es un procedimiento efectivo, no doloroso y con resultados a largo plazo, siempre y cuando se practique por manos expertas.