Agua Micelar o cómo desmaquillarte con un solo tratamiento.

Alejandro 26 septiembre 2017 0

Agua Micelar o cómo desmaquillarte con un solo tratamiento.

Todas sabemos lo importante que es desmaquillarse. Sabemos que debemos cuidar de nuestra piel. Es importante eliminar tanto el maquillaje como todas las impurezas, el polvo, la polución y, claro está, las células muertas. Todos eso que, de forma imperceptible, se va acumulando en nuestro rostro es necesario retirarlo y dejar que la piel respire de nuevo. Esta es la mejor manera de mantener nuestra piel sana e hidratada, y de paso, poder lucir un rostro bonito y luminoso.

Por todo ello, sabes que tienes que hacerlo, sabes que desmaquillarse es fundamental, pero a veces ¡da una pereza! Has llegado a casa después de un día duro y, francamente, hay momentos en que “no te da a vida”. Si has salido a tomar una copa o a cenar; cuando llegas a casa después de un día agotador; cuando consigues sentarte después de meter a los enanos en la cama; cuando llega, por fin, el momento de irse a dormir, te miras al espejo y dices, sí, tengo que desmaquillarme. Primero los ojos, con un producto específico, segundo la leche limpiadora, después los labios, luego el tónico facial y a continuación una hidratante… pero con todos estos pasos ¿quién tiene, todos los días, el ánimo y la paciencia para ello?

Afortunadamente, la cosmética del siglo XXI nos ofrece un solo producto, para limpiar en profundidad, desmaquillar, tonificar, hidratar y aportar luminosidad a nuestra piel: el Agua Micelar. Desmaquillarse con agua micelar es sencillo, cómodo, rápido y, sobre todo, muy efectivo.

Usar el agua micelar es muy sencillo:

  1. Desmaquillar los labios. Humedecer un algodón en agua micelar y pasarlo suavemente por los labios. Verás que con el agua micelar el lápiz de labios desaparece sin necesidad de andar frotando.
  2. Desmaquillar los ojos. Hay que empezar por la sombra de ojos. Un algodón humedecido en agua micelar sobre la sombra de ojos es suficiente. Después, para la máscara de pestañas y el lápiz de ojos, solo hay que dar ligeros toques con un algodón humedecido en agua micelar y verás como el algodón atrapa los pigmentos.
  3. Desmaquillar el rostro. Humedecemos el algodón en agua micelar y la pasamos suavemente por la piel. Después, pasamos un algodón limpio por la cara y retiramos toda la suciedad.

Al tratarse de un tratamiento completo que limpia en profundidad, hidrata, tonifica, ilumina y cuida la piel, lo más importante a la hora de usar el agua micelar es utilizar aquella que es adecuada para tu tipo de piel. Por eso la gama de Agua Micelar Bioderma es la más completa y ofrece un agua micelar específica para cada tipo de piel:

Bioderma Sensibio H²O Agua Micelar para pieles sensibles.

Bioderma Sensibio H²O AR Agua Micelar para pieles con rojeces.

Bioderma Hydrabio H²O Agua Micelar para pieles deshidratadas.

Bioderma Sébium H²O Agua Micelar para pieles mixtas, grasas o con imperfecciones.

Las ventajas del agua micelar sobre los productos tradicionales para desmaquillar son muchas:

  • Primero, es un “todo en uno”. Es decir, doble ahorro, tiempo y dinero. Así, con un solo producto puedes desmaquillar los ojos, los labios y la cara, dejando tu rostro limpio y luminoso.
  • Segundo, es suave con nuestra piel, llevándose todo el maquillaje y las impurezas sin necesidad de “restregarnos” la cara, evitando así irritaciones y rojeces.
  • Tercero, no necesita aclarado evitando así que la piel se quede seca y tirante, además aporta un extra de hidratación a la piel, por lo que no es necesario el uso de tónicos o hidratantes tras el desmaquillado.
  • Cuarto, la sensación de frescor que deja en la cara. A diferencia de los desmaquilladores tradicionales el agua micelar no irrita, ni seca la piel, dejándote una agradable sensación de frescor.